Envíos gratis a partir de 75€

Un museo para los niños: una reivindicación muy personal

20120505_louisiana_boernehuset1

Hace poco estábamos escuchando la radio cuando desde el programa comenzaron a quejarse de los niños en los espacios públicos. Qué si molestan en los restaurantes, qué si hacen mucho ruido en los museos, qué si no paran de jugar en los medios de transporte… Podemos comprender que a las personas sin hijos pueda, en ocasiones, molestarles la cantidad de actividad de los niños. Pero también nos hizo pensar en lo poco que están adaptados determinados lugares a la presencia de niños. En demasiadas ocasiones no se cuenta con los más pequeños a la hora de diseñar un espacio o sus actividades.

20120505_louisiana_boernehuset1

Por eso nos gustaría reivindicar todos aquellos lugares, privados y públicos, que entienden que hay que pensar en todos los públicos y que, sobretodo, cuentan con los niños y piensan en ellos con el mimo suficiente como para adaptar sus espacios y proponer una experiencia divertida para todos.

Por supuesto, os proponemos visitar estos espacios, pero también conocer cómo de una forma sencilla, por el simple hecho de pensar en los peques, es posible mejorar la experiencia de toda la familia y de todos los demás.

Uno de esos lugares que nos gusta, y que visitamos este verano, es el Museo de Arte Moderno de Lousiana en Humlebæk (Dinamarca). Como muchos otros museos hoy en día, éste comenzó con una pequeña estancia destinada a los niños en 1958. Pero el creador del museo, Knud W. Jensen, quería hacer algo mucho más ambicioso: crear un museo de arte moderno solo para niños. En 1994 abrieron El Ala de los Niños ( The Children’s Wing). Cerca de 500 m² repartidos en 3 plantas completamente destinadas al público infantil. Eso sí, los adultos también somos aceptados. El objetivo de este museo es acercar el arte a los más pequeños, pero también que puedan explorar su lado más creativo a su manera.

Lousiana_museum

Todos los días se llevan a cabo talleres y diferentes actividades abiertas y los trabajadores de esta ala, artistas o expertos en arte, desarrollan actividades relacionadas con las exposiciones del museo para ‘adultos’. Una forma de entender el arte basado en la experimentación: aprendizaje vivencial. Nos encantan este tipo de propuestas, pues enseñan que hay otra manera de entender el arte y el turismo, y que es necesario que tengamos en cuenta, no solo a los adultos, sino también a las familias y a los públicos de todas las edades.

kim_7376_ces

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *